Madres en Desuso

Tapa Libro

por Liliana Mizrahi



Estos libros los puede adquirir en

 


Librería Santa Fe - Sucursal Virtual


INDICE DICE

*Introducción: No es fácil amar a los hijos.

*Advertencia indispensable a las lectoras
*Instituciones matrocinantes de esta obra.
*Lo recaudado con la venta de este libro.

*Pujo I
¿Qué clase de madre es usted, eh?
Tipología materna.

*Pujo II
La Tara Materna High Institute.
S.E. Rut Milagros Lajmayin.

*Pujo III
Programa RIA. Relactancia Inducida para Adultos.
Servicio de Nodrizas Voluntarias.
Kit Fetal UPC. Dra. Golda Fleming

*Pujo IV
Jornada de lucha por la preservación de la especie madre purasangre.
Dra Melanie Jreyn.

*Pujo V
La culpa es derecha y humana.
Licenciada Zoila Tantan Kulpera.

*Pujo VI
La Universidad Tus Hijos no son Tus Hijos.
Profesor Dr. El Profeta.

*Pujo VII
Consultorio Matronal.
Licenciada Teresita Buensenno.

*Pujo VIII
Cuentos de sabiduría para madres en tránsito

* Babasai, Sei bebe y las madres agarraderas
por Jean Paul de Sastre

* ¿Cómo no temer el lecho de mi madre?
por Zafo de Tebas

* El Padrelobo rey, Mamávasija y las semillitas transgresoras.
por Simone de Beaudoir.

* Epílogo confuso por la emoción y Parto.

* Bibliografía y Puerperio.



Ilustraciones de Liliana Mizrahi



PRIMERAS CONTRACCIONES

No es fácil amar a los hijos

 

Tengo 59 años y 35 de maternidad.
Como tantas mujeres he sentido que mi destino, más allá del propio deseo, era ser madre. Probablemente se trate del mandato más poderoso que cae sobre nosotras.
Escribo este libro para desentrañar el misterio de una experiencia que ingenuamente creí que era natural, fácil y obligatoria. Natural es, porque la anatomía ayuda, pero me llevó tiempo darme cuenta que no es obligatorio ser madre, ni es fácil amar a los hijos adultos con la misma candidez con que se ama a los niños.
Escribo este libro desde un cuerpo teórico y desde un cuerpo de mujer con estrías y episiotomías. He gestado, abortado, parido, amamantado y criado.
Escribo este libro, también, para curarme del escándalo que la maternidad desató en mi corazón cuando mis hijos crecidos y maduros se fueron a hacer su vida y me dejaron a solas con la mía.
El asombro me tuvo desconcertada un tiempo. La casa ordenada, el silencio, el teléfono que sonaba sólo para mí, la ausencia de zapatillas embarradas, de ropa sucia y de toallas tiradas, los gastos que disminuían sensiblemente, la comida sin tocar en la heladera, la música y el volumen a mi gusto, la liberación (por fin) del fútbol por TV...
Comencé a sentirme deprimida.
Mis amigas me felicitaban por la autonomía que yo misma les había enseñado a mis hijos desde chicos, pero nunca imaginé que se la iban a tomar tan en serio. Hasta ese momento yo había sido Rita Hayworth en la vida de ellos y ahora no figuraba en el casting de sus historias ni como extra. Me sentí súbitamente desempleada, con un oficio que había perfeccionado hasta la excelencia durante años y que ahora nadie necesitaba. Estaba jubilada
de prepo sentido, objetivos y proyectos. Un rol para el cual me había preparado con esmero, desde que al nacer me pusieron en brazos a la primer muñeca.
¿Qué hacer?, me repetía desconsolada. Tenía mi profesión, mi placer por
la literatura, la música, podía viajar, contaba con amigos, un gato, plantas, una tortuguita, una vida llena de estímulos, pero el rol estaba colgado en el ropero y yo sin saber de qué disfrazarme.
Una noche, sumergida en la bañadera, grité: ¡maldita maternidad!

Y mi mamá, desde el cielo, me retó : ¡no digas eso! ¡son buenos chicos!
Sin pensar en que eran las tres de la mañana, telefoneé a una amiga
y le conté la reaparición de mi mamá y lo mal que me sentía. Ella me aconsejó: -lo que tenés que hacer es escribir un libro de humor, porque esa es la única manera de hablar de la maternidad-. Y cortó... para siempre.
¡Debía escribir! Por lo tanto comencé a garabatear algunos conceptos:
* La maternidad es un rol y una identidad que absorbe la personalidad hasta neutralizarnos y a través del cual también nosotras absorbemos a nuestros hijos/as, en muchos casos hasta neutralizarlos.
* Existe una contradicción básica entre los mandatos y sanciones creadas para mantener a las mujeres impotentes y las atribuciones sobrehumanas que se dan a las madres.
* La maternidad y la paternidad, ¿no deberían ser materias obligatorias en las escuelas primarias y secundarias? ¿no merecería este tema una reflexión en los adolescentes, impulsada por profesores críticos, con información adecuada, que integre la interrogación acerca de su propia condición de hijos?
Aunque todo esto fuera cierto -y lo es-, ninguno de estos conceptos me aliviaba, así que continué con mis apuntes.
* ¿Acaso las madres somos concientes de nuestro aporte a las tasas de natalidad, a los relevos generacionales, a las guerras y los malditos ejércitos? ¿nos damos cuenta de que creamos y entregamos materia gris, sangre joven, carne de cañón o de diván, mano de obra, fuerza de trabajo, esperanza, futuro...?
* No tenemos capacidad de decisión sobre el porvenir de la población que generamos. La ley religiosa y civil pretende convencernos de que no podemos elegir.
* ¿Qué nos hacen las leyes? ¿por qué no podemos decidir sobre nuestros cuerpos? ¿por qué el aborto todavía está penalizado? ¿porqué hay tantos padres ausentes?
* Las leyes no dan a las madres más que un poder vacío de sustancia. Es la ley del padre la que se impone en lo social y en lo político. ¿Y si el padre no fuera más que un amo? ¿un amo que no ama? ¿amo a mi amo?
Las preguntas surgían a borbotones.
¡Maldita maternidad! volví a gritar, creyendo que nadie me escuchaba. Y otra vez mi mamá, desde el cielo, me retó: -¡Basta con esas ideas raras que se te meten en la cabeza, ni en el cielo me dejás descansar!
Le contesté: -¡Mami, descansá en paz! Yo no te llamé, vos te metiste sola.

Y me encerré en el baño. Es clarísimo que no se puede ambivaler con los hijos, me dije a mí misma frente al espejo, porque enseguida todo el mundo se asusta y nos morimos de culpa. ¿Qué hacer? ¿por dónde empezar?
El espejo me contestó: -Este libro tendrá que nacer de algo tan profundo y cierto como el amor que sentís por tus hijos.
-¡No es tan fácil!, -protesté-. Porque los hijos crecen o no crecen, pueden gustarnos o no como personas, pueden ser nuestro s amigos o bien no los elegiríamos como tales, podemos convertirlos en nuestros padres o creer que son nuestros hermanos, dejar que nos tengan de hija, o permitirles seguir siendo hijos ad-infinitum. Pueden convertirse en lo que soñamos para ellos o bien nunca serán lo que hubiéramos querido que fueran. ¡Es un enredo infernal!
El espejo, con infinita paciencia, me explicó: -Es que el amor no es inalterable, es orgánico. Se transforma con el tiempo. No es lo mismo amar y ser amada por un bebé recién nacido, por un niño de 4 años, por un púber de 13, un joven de 25 o un adulto de 37.

Comenzó a gustarme este diálogo con el espejo.
Decidí investigar, crear... No me detendría ni ante mi mamá que me gritaba desde el cielo, ni ante la mirada atenta de mi abuelo rabino que es uno de los consejeros de Dios en el paraíso, ni ante todos los venerables coros milenarios que me condenarían al infierno de las malas mujeres, junto con las madrastras, las suegras, las consuegras, las cuñadas y otras brujas.
El espejo me alentó: ¡La maternidad es lo que es! Al tener hijos, hay partes tuyas que se despliegan para bien y para mal y que de otra forma no conocerías. Ser madre es el compromiso de ayudar a crecer y cuidar a otro. No se trata de parir, sino de criar y sostener.
Se me ocurrió consultarle algo que me pesaba desde hace tiempo: ¿Por qué nos hacen creer que somos vacas sagradas y nos tratan como ganado?
El espejo sonrió y cerrando sus ojos me dijo: yo creo que la maternidad está idealizada y envuelta en un halo de misterio y sacralidad, al mismo tiempo que directa o larvadamente se la ataca. Esa es la mistificación de la maternidad y ahí está larvada (o no) la agresión. La idealización del rol, hablar de la Madre con mayúscula, es el caballo de Troya donde están encerrados los mandatos y las sanciones, más toda la culpa que mata a las madres. Y este libro será tu intento de aportar algo a la comprensión de estas vivencias...
Luego de una pausa en que pareció meditar, el espejo agregó: una cosa es ser la mamá de un hijo en concreto y otra cosa es pensar la maternidad como institución política, atravesada por ideologías e intereses económicos, valores religiosos y culturales

Le contesté que muchas mujeres pensarán que hablar de estas cuestiones no sirve para nada.
El espejo se indignó: ¿cómo que no sirve para nada? ¡Sirve para sufrir menos! Sirve para darse cuenta de que lo personal es político y entonces salir del aislamiento de lo que tantas mujeres creen privado, dándose cuenta de que muchas cosas que sienten y les pasan son sociales, políticas: vos no sos la única que no podés alcanzar el ideal de amor incondicional y perfección que se pretende de las madres, no sos la única que se siente cansada, frustrada, ambivalente o confusa.
Pensé en voz alta: ¿será por eso que cada vez que cuestiono la maternidad me dicen que soy una madre frustrada y resentida que no ama a sus hijos? ¿Será por eso que mi mamá me reta y mi amiga me corta el teléfono? ¿Soy una madre sospechosa?
El espejo me tranquilizó: a mí me parece que no. La maternidad es una de las grandes tareas existenciales de las mujeres y solamente ustedes pueden decir, desde adentro, de qué se trata.
¿Y de qué se trata la maternidad, al fin de cuentas?
De la maraña emocional más complicada que puede llegar a conocer una mujer. Un enredo amoroso gratificante-frustrante y reparador. Somos madres con el sello que traemos como hijas ... y también con lo que somos capaces de hacer con ese sello y esa historia. Ser madre nos da la oportunidad de reparar la propia infancia en la infancia de los hijos, transformando las malas experiencias. Requiere coraje, porque el otro siempre es un riesgo. Y la otra que somos nosotras, también.

Liliana Mizrahi.
San Fernando, octubre de 2002.



 

  Lo recaudado con la venta de este libro se destinará a:  

Instituto Penal La Malamadre.

Guarderías para hijos adultos inmaduros.

Galpones y depósitos para madres en desuso.

Refugio para madres políticas.

Grúa y remolque a domicilio para madres pinchadas y re-tiradas.

Rotiserías La Matrofagia.

La Filiocracia Tiránica, escuela para padres. 

Liga de Madres sin familia.

Playa de Estacionamiento para madres extraviadas en la vía pública.

Casas de clausura para consuegras.

 

Escuela de cocina de Doña Matrona C. de Pandulfo.

Liga de oración y ayuda para madres que temen a sus hijos.

Reformatorios para padres ausentes.

Casino para madres en retiro efectivo.

 


 


PUJO I

 

¿Qué clase de madre es usted?

 

Muchas veces las madres se interrogan acerca de su rol, de su desempeño y no saben qué parámetros seguir ni por dónde continuar la misión maternal.

Por suerte para todas, la Academia Nacional de Matrología y Cría, conciente de su responsabilidad frente al Patrimonio Reproductor de la Humanidad, ha categorizado a las madres dentro de una tipología que permite identificarlas, cuidarlas y si es necesario, perseguirlas como se merecen.



Tipología materna:

MATER SACRIFICATTA

Es la mujer que renuncia a sus deseos personales para ser Ministra Plenipotenciaria del Ministerio Maternidad y Hacienda. Deja de estudiar, de trabajar, de salir, de crecer y se queda enana tartamuda, pelada y bizca. Estas madres organizan sacrificios a medida, diseñan inmolaciones y asesoran pérdidas. Van a domicilio y después pasan facturas elevadas.

 

MATER NUTRITIVAE

Esta mujer no escatima alimento: es de carne y hueso, reparte bifes, tiene buen lomo, porta huevos, no es verdurita, le sobra polenta, da frutos, ofrece leche, dona sangre, tiene sudor pero no se va en  lágrimas. En Turquía, en sus cumpleaños, se las celebra con vibrantes eructos de satisfacción, que son recibidos como bendiciones.

 

REGINA MATER

Cree representar el supremo poder celestial en la tierra. Tiene su equipo de trono, tarima y manto sagrado. Además de una corona de piedras preciosas y otra de espinas para meter culpa. Tratan a sus hijos como príncipes y princesas, les exigen a los vecinos honores y pleitesía. Su casa es su palacio y se dan corte todo el tiempo. Pasea en carroza o sulky.

 

 

THE DISNEY MADER

Ellas quieren vivir en DisneyWorld, porque ahí el tiempo está detenido y entonces no envejecen. Apenas llegan se visten al estilo de Cenicienta, la Bella Durmiente o Minnie. Alquilan la casita de Blancanieves por toda la temporada. Y dicen que son muy felices. Cuando juegan a La Bella Durmiente, la disneymader se va al bosque con las ardillitas y viene el príncipe Valium a dormir con ellas. Cuando se hace la Cenicienta vive con el balde colgado y la escoba a cuestas. No hay detergente que le alcance. Las Blancanieves le absorben el seso a sus hijos con una pajita y por eso se quedan enanitos. Las que esperan al lobo feroz de su vida, se hacen las Caperucitas. Y las que son ya abuelitas también lo esperan, listas en su camita.

 

 

MATER BOBA

Embobada babea babosa la baba del bebé babero, boba boba boba, babea babea.

 


PUJO III

 

PROGRAMA  RIA 

(Relactancia Inducida para Adultos)

 

Cualquier mujer que mantenga vivo el deseo de amamantar o cuyos hijos grandulones se nieguen a seguir recibiendo el líquido vital, puede acudir a este entrenamiento que brinda La Tara Materna High Institute. También se pueden inscribir los adultos que se hayan quedado con ganas de mamar y sin teta materna disponible. Las mujeres que completen el programa se convierten en Nodrizas Voluntarias.



PUJO V

 

LA CULPA ES DERECHA Y HUMANA

 

La Licenciada Zoila Tantan Kulpera es la encargada de acercar una luz de autoafirmación a las madres de casta culposa, quienes habitualmente fotocopian y distribuyen en cadena solidaria esta disertación ofrecida el último 30 de febrero. 

 

    

 

 

HIMNO DE LA TARA MATERNA HIGH INSTITUTE

En tus senos, la niñez de amor un templo

Te ha levantado y en él sigues viviendo

Y al latir tu corazón va repitiendo

¡Amor y gratitud! al pecho materno

Amor y gratitud ¡y gra-ti-tud!

 

Teta y loor,

Leche sin par

Para la grande entre las grandes

Madre querida, mi teta inmortal.

 

 


HIMNO INTERNACIONAL DE LAS DESMADRADAS

 

¡Desmadradas alcemos las banderas

de nuestra renacida libertad

y florezca a nuestros pies la primavera

para gozar de nuestro climaterio en paz!

 

Y echen a vuelo el nombre ¡Des-ma-dra-da!

En alas de romántica succión

Las que lo son, las que lo fueron antes

Las que por suerte tienen liberado para toda la vida el corazón.

 


     PUJO VII

 

       Consultorio matronal de la Licenciada Teresita Buensenno

Cuando hace 5 años la Licenciada Teresita Buensenno –egresada de la Universidad de Maternidad y Urbanismo de Buenos Aires, Argentina– decidió crear un sitio en Internet para madres de hijos añosos, jamás imaginó que se convertiría en uno de los espacios virtuales más visitados de la red.  

Su consultorio matronal recibe cientos de miles de consultas diarias. Lo que sigue es una selección de las cartas y respuestas más significativas.

 

El e-mail de la Licenciada es:

                          terebuenseno@mater_tet.com.ar  

 

Estimada Dra:

Estoy perdida. La brújula que siempre fue para mí la maternidad,  ya no marca más mi norte. Mis hijas no llaman por teléfono, ni me visitan porque están muy ocupadas. No me invitan, ni me regalan nada. No me cuentan acerca de ellas, ni preguntan sobre mí.

La verdad es que estoy tan excluida de sus vidas que siento que no existo. Y si existo, ¿quién soy? Y si soy, ¿adónde voy? Y si voy, ¿que me pongo?

 

María Tetabonna de Leite.

 

Querida amiga mía:

Pienso que estás necesitando un cambio. ¿Porqué no convertirte en La Madre Invisible? No estás, no llamás, no respondés, no invitás, no regalás. ¡No existís porque vos lo decidís!

¡Serás una ausencia o si no, no serás nada!

 

Teresita Buensenno

 


 

Doctora:

No se imagina lo mal que me siento. No tengo ganas de ver a mi hija Aurora, que es una grandulona pero no se da cuenta. Tiene 27 años y me harta con sus desafíos y reclamos. Quisiera matarla pero es mi hija. Me siento perdida con estos sentimientos encontrados.

 

Fregonia de Byrulana

 

Querida Fregonia:

Ambivaler es humano, y confesarlo es divino. No la mates. No aceptes la libre demanda del mercado filial. ¡No a la explotación de las madres!

Te informo: la Universidad Tus Hijos no son Tus Hijos convoca a un grupo de ayuda para madres ambivalentes. Te vas a sentír acompañada y podés ambivaler tranquila.

 

T. B.

 

 


 

Sra. de Buensenno:

Yo quiero decirle que la madre que levanta la voz está  engusanada y sus hijos no deben brindarle auxilio. Ella puede contagiarlos con sus demonios satánicos.

Te saludo

 

 Santoña de Muibeata

 

 

Santoña, amiga mía:

Tienes razón, la maternidad engusanada produce hijos dependientes y parásitos. En estos casos, lo mejor es tomar el licor T-Matarégusana, que también ataca a los demonios y a la lombriz solitaria.

 

TB


 

 

Estimada Dra.:

Cuando una madre pide ayuda en la casa porque está agotada y poseída por la ira en contra de sus hijos, ¿se la debe echar del hogar?

Así me dijeron mis hijos.

 

Bamia de Mamul 

   

Señora Bamia:

“No echarás a tu madre de su propia casa”, dice el santo Libro de Las Madres. A veces, el amor materno se convierte en una uña encarnada y contribuye al amasijo familiar. Si una madre está airada, se le dan cápsulas de aire comprimido Contra-ira y basta.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 Ver mi libro de visitas y dejar comentario

Enviar correo a Liliana Mizrahi

Volver a la Pagina de Liliana Mizrahi


 


Estos libros los puede adquirir en

 


Librería Santa Fe - Sucursal Virtual