500.000 abortos al año

                                                                                              

                                                                                                       por Liliana Mizrahi

 

Abortos: 500. 000 al año. El 40% de los embarazos termina en una interrupción voluntaria de la gestación. Las mujeres no se someten a la prohibición, que pesa sobre ellas de elegir con libertad sus maternidades y decidir sobre sus cuerpos.

 

El acceso a los anticonceptivos es casi imposible, porque en las salas de ginecología y obstetricia no hay, y si se los encuentra puede ser que ya estén vencidos. Tampoco avisan con tiempo y carteles, en las salitas o servicios, cuándo se colocan los DIU. Las mujeres tienen que ir de un hospital a otro, a hacerse las ecografías para después recibir o no, un DIU, que tampoco es un anticonceptivo seguro. Las ecografías hay que pagarlas y las mujeres pobres no pueden.

 

Entre otros, el tema es la desigualdad.

Muchas mujeres, a pesar de la criminalización del aborto, pagan bien y se lo hacen en un buen consultorio, después van a la farmacia, pagan sus pastillas anticonceptivas, también pagan y les colocan un DIU, pagan e interrumpen su embarazo. La desigualdad está entre las mujeres que pueden pagar y las pobres.

Las mujeres que mueren de embarazos caseros infectados, son las mujeres más carenciadas, sin información, sin cuidados médicos, penalizadas por interrumpir una gestación, sin ningún tipo de protección ni cuidado. Mujeres vulneradas y vulnerables.

Las mujeres no estamos en igualdad de condiciones.

La desigualdad no se da sólo entre mujeres pobres y mujeres con dinero.

La desigualdad, se da también en la interna de la pareja. Las mujeres, no logran negociar un encuentro sexual como ellas quieren, por ejemplo con profiláctico.

 

Las mujeres tenemos el mandato ancestral de cuidar al otro, agradarle y satisfacerlo y esto mismo se traslada a la vida sexual y se repite en la cama.

 

La Educación Sexual, que es ley, no se instrumenta ni se aplica en colegios, ni en instituciones educativas. No se dicta como materia, no se dan charlas. No hay asesoramiento ni consejería. Los jóvenes aprenden el sexo viendo pornografía, aprendizaje casi violento y sin ternura, aprenden lo que pueden, pero no saben cuidarse, ni saben cómo hacer prevención.,

 

Las mujeres siguen abortando, la información acerca del uso del misoprostol

ha conseguido disminuir las muertes maternas por legrados clandestinos y mal hechos. Si bien hay muertes, no tantas. Con el misoprostol pueden tener hemorragias pero no infecciones , y no mueren.

 

La sociedad argentina ya tiene la madurez para debatir y decidir la despenalización del aborto, o la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). El momento es propicio, la Iglesia no tiene autoridad moral, pedofilia mediante.

 

La falta de una ley que eduque y proteja la vida de la mujer , su derecho a recibir educación sexual, anticonceptivos y asesoramiento, son formas mayúsculas de violencia de género, de violencia contra los jóvenes en general, mujeres y varones.

 

¿Hasta cuándo las argentinas viviremos o moriremos así?

 



Puede enviar correo a: Liliana Mizrahi

Volver a Ensayos

Volver a la Pagina de Liliana Mizrahi